Carles Marcet – Ciudad Herida

Ciudad Herida

El humo se enrosca, suavemente, dejándose mecer por la mezcla de roca y terciopelo que surge de las afinadas gargantas de los gemelos.

La luz, insuficiente, crea esa mezcla de glamour y decadencia que se ha convertido en el sabor de toda la ciudad.
Una noche más en el Café Americano. Una noche de miradas furtivas, amores contrariados, historias tristes de refugiados y soldados, soledades compartidas y, tal vez, algo de esperanza…

 

 

albert-estrada-retocatPor causas de fuerza mayor, en esta partida no pudimos contar con la presencia de uno de los jueces, que fue baja de última hora. Aun así, me atrevo a decir que Carles logró, con su buen hacer, minimizar el efecto de esa ausencia en la historia, lo cual dice mucho en favor de sus capacidades de improvisación y sobre todo de su buena disposición como Máster.

Carles nos ha obsequiado con una partida de género negro perfectamente ajustada a la ambientación, llena de guiños y homenajes, pero original al mismo tiempo. Nos proporcionó personajes lo bastante interesantes tanto para interpretarlos como para interactuar los unos con los otros y una historia de fondo que, considero, estaba en el punto justo de profundidad, complejidad y complicación. Como corresponde al género, el horror lo ponen los seres humanos, no unos misteriosos dioses locos, lo cual nos ahorra el triste Deus-ex machina de las partidas de la Llamada de Cthulhu. La elección de referentes y argumentos trasuda clase. Se trata de una de esas historias maduras que demuestran que esta afición posee muchos registros y no se limita a la franja infanto-juvenil en la que algunos pretenden encasillarla.

Con esta partida, Carles ha demostrado gran oficio y veteranía. Fotos sin asignar para identificar a personajes no jugadores improvisados, manejo de los handouts, de la música ambiental, de las reglas del juego, o incluso de los jugadores, porque en esta historia era fácil que el grupo se desperdigara. Cada jugador tuvo su cuota alícuota de pantalla, sus momentos y su papel en la historia, lo cual no siempre es fácil en un grupo heterogéneo y con estilos de juego tan diversos como es el caso de este jurado. En ocasiones, para lograrlo, el Narrador se arriesga a que se vean un poco los hilos en estas situaciones, pero Carles ha sabido solventar dichos bretes de forma magistral.

La dedicación y el mimo con el que ha trabajado la partida merece también una mención especial. Ciudad Herida, sus personajes y sus tramas, evocan escenarios de campaña completos como la mítica Ryoko Owari de Leyenda de los cinco anillos. Pero lo mejor no es que Carles te haga sentir que podrías seguir viviendo aventuras en ella, sino que logra que te parezca que ya has vivido un buen montón allí.

 

kenzo

Una partida con una muy buena ambientación, utilizar fotografías de personajes de cine de los años 40 conocidos le da un toque que ayuda tanto a la ambientación como para sumergirse en la partida y en el personaje, además tener una pila de diferentes fotografías como fuente de PNJ’s a nivel narrativo me pareció un recurso muy interesante y que aporta mucho a las partidas, además de ayudar a saber con quién estás hablando y que cara tiene. Una música ambiental acertada. Una buena dosis de investigación en una Viena dividida aportó que hubiera diferentes escenarios muy variados entre ellos, con sus peligros correspondientes. Unos PJ con la información clara, justa y necesaria para saber cuáles son sus objetivos y  personalidad para poder interpretar. Un máster con una buena capacidad narrativa para sumergirnos en los años 40 de la pos-guerra, buena interpretación, y buen manejo de saber las necesidades de cada cuál, dando a todos las mismas oportunidades de protagonismos. Un buen escenario con diferentes pistas y escenas que al principio parecen inconexas (aunque como jugador/a puedes intuir que irán encajando) pero que poco a poco se van entrelazando y vas viendo como encajan las diferentes piezas del puzle. Una buena elección de sistema (Gumshoe) para el estilo de partida que funcionó muy bien.

 

pin-retocat

El nombre original de la obra en la que se basa Casablanca podría, perfectamente, ser el título de la partida que nos ocupa: Everybody comes to Rick’s. Construida a imagen, ejemplo y homenaje de las películas Noir de los 50, lo cierto es que Ciudad Herida hace un uso inteligente y eficaz de lugares comunes para retratar una partida que, de otra forma, podría resultar mucho más ajena a los jugadores; si necesito un bar donde todo el mundo vaya en una ciudad deprimida y medio asediada (a su manera), ¿porque no llamar al propietario Rick, sentarlo al lado del “mejor pianista negro de Viena, Sam” y, en general, dar a los jugadores un sistema de coordenadas perfectamente entendible que les permita sumergirse de lleno en las tramas?

Pero lo cierto es que, más allá del homenaje y la referencia, Ciudad Herida no es un ¿remake? ¿gamificación? de Casablanca; mientas el dilema en la película radica entre hacer lo correcto o lo que uno quiere, en la partida el dilema es mucho más visceral, entrañable en un sentido etimológico, y probablemente más acotado a un tono medio deprimente, de posguerra, que es de lo que va el Noir; Ciudad Herida trata de una Viena infestada de perdedores, arribistas y gentuza, en general, que sólo buscan abandonarla, como el pus que se acumula en la herida. Y creo que es solo el desenvolverse de los jugadores lo que termina definiendo a cual de los tres grupos pertenecen, al final, los PJ’s.

 

txell-retocat

Con esta partida me he encontrado un sistema nuevo que no conocía y que amablemente nos ha resumido. Parece la mejor opción para una investigación.  Me ha motivado mucho que me obligarán a encontrar y gestionar recursos para un final último que el personaje quería cumplir si o también.

Nuestro Máster en esta ocasión ha hecho gala de saber hacer al entender rápidamente los porqués y lo que queríamos hacer los pjs en cada situación.  Aunque casi a la mitad me he sentido un poco perdida he de reconocer que tener tantas opciones ha sido de lo más liberador. Y discutir a gritos y que nos lo permitiera a los personajes también lo ha sido.
Una partida muy bien ambientada en los años álgidos del cine negro que me ha recordado a mi clásico favorito. La elección de sus imágenes con actores reconocibles ha sido magistral.