Severí Vinyoles – Planeta Romà

Al segle XXIII, l’Imperi romà continua la seva expansió per les estrelles. Roma s’identifica ara més que mai amb la civilització i la humanitat.

Durant la terrible guerra contra els alienígenes Càrmacks, es va perdre la comunicació amb algunes de les antigues colònies romanes situades en els planetes més externs. Sota les ordres del centurió Rik Amoenus i la inestimable ajuda de la IA de la nau, els personatges desembarquen al planeta Elpis 8, a Omega Centauri, amb l’objectiu de restablir-hi la xarxa neuronal imperial i fer que els seus habitants, antics colons romans, tornin a formar part de l’imperi després d’anys d’aïllament. Acabada la guerra, l’Emperador vol que els humans/romans tornin a estar unit sota un mateix poder. És l’Emperador qui ho demana!

 

 

albert-estrada-retocatSin duda lo que más me ha gustado de “El Planeta Romà” y de la dirección de Severí Vinyoles es la soltura con la que manejaba la ambientación, que es de su propia creación, y como esta mantenía un equilibrio ideal entre la originalidad y los aspectos más tópicos de la ciencia ficción, que resultan imprescindibles para que uno pueda identificarse con los personajes y la historia.

Severí consiguió que nos apasionáramos jugando una aventura que, vista en perspectiva, resulta elegantemente sencilla. Supo mezclar en ella, en dosis precisas, la acción, el misterio, los problemas tácticos y los dilemas morales necesarios para construir una historia que nos resultase satisfactoria a todos, y también llevó de forma magistral el ritmo de la resolución de la misma, incrementando la tensión hasta que pareciese que, al final, todo podía saltar por los aires.

Mención especial merecen también los originales personajes con los que nos obsequió, y los recuerdos que poco a poco iban llegándonos de nuestra propia existencia. Tanto a nivel individual como desde la perspectiva del grupo que conformaban nuestros alter ego, y las dinámicas que se generaban entre nosotros.

La aplicación de las reglas fue excelente, y las mecánicas no se interpusieron en la diversión. Tal vez la única objeción que se pueda plantear a la Dirección de Severí fuese que no pudimos disfrutar de interpretaciones de personajes no jugadores memorables, pero debe tenerse en cuenta que estos prácticamente no aparecían durante la aventura, cosa que ponía el foco de la acción directamente sobre nosotros, con todo el extra de diversión que eso supone.

Esta ha sido una de las partidas en las que más me he divertido. Me dejó con la sensación de haber probado un nuevo juego de rol, y no simplemente un one-shot.

 

Portal 5Ambientación y trasfondos muy bien trabajados. Siempre es un riesgo jugar a un futuro tecnológico sin demasiadas referencias y con el añadido de que partes de la trama están olvidadas porqué sucedieron hace mucho tiempo (personalmente, recomiendo aumentar ese lapso, pues 50 años en un universo donde la gente vive más de 100, no es tanto).

La partida estuvo bien dirigida, con un sistema interesante de aportar información al jugador durante la partida, y el dilema moral cumplió con su función.